Problemas con implantes dentales

Queríamos reunir en un único lugar todos los posibles problemas con implantes dentales. Estas complicaciones se deben dividir en función del momento en el que se presentan.

  • Inmediatas: durante o inmediatamente después de la cirugía. Los problemas más habituales son las molestias postoperatorias y la inflamación.
  • Medio plazo: ocurren días o semanas después de la cirugía. Durante este periodo podrían producirse infecciones de la zona y/o fracaso de la osteointegración.
  • Largo plazo: meses después de la colocación del implante. La complicación más habitual es la periimplantitis. La periimplantitis es una enfermedad que afecta al hueso que rodea al implante. Está provocado por bacterias y, hoy en día, no se cuenta con un tratamiento efectivo para curarla. La mejor manera de tratarla es evitarla, y esto se hace con higiene y con controles periódicos en la Clínica.

Síntomas de rechazo de implante dental

El rechazo a un implante dental como tal, no existe. Cuando un implante no funciona, puede ser por dos motivos:

mejor dentista de tenerife
  1. Ausencia de osteointegración: ocurre cuando el implante se coloca pero el hueso no se “pega” a su superficie. Habitualmente, lo que ocurre en estos casos es que hay una fibrointegración, lo que significa que en vez de formarse tejido duro alrededor del implante (hueso) se forma tejido blando (tejido conectivo). El síntoma principal es que el implante “se mueve”, y ocurre antes de que se coloque la corona sobre el implante.
  2. Fracaso de la osteointegración: ocurre cuando el implante sí se ha osteointegrado, pero esta osteointegración se pierde a lo largo del tiempo. La principal razón suele ser la periimplantitis. Es decir, la infección del mismo. En este caso, los síntomas pueden variar: puede moverse el implante, puede sangrar, supurar (sale pus por la encía), la zona suele estar enrojecida y puede ser o no doloroso.

Infección de un implante dental

La infección del implante o periimplantitis, como hemos comentado, es la razón más frecuente de fracaso del implante. Suele ocurrir por una higiene deficiente de la zona, o por factores locales del propio paciente, tales como enfermedades sistémicas o hábitos tóxicos, como el tabaco.

Rechazo implante dental

Como hemos explicado, los implantes dentales no se rechazan, como sí ocurre con los trasplantes de órganos. Lo que sí puede ocurrir es que no se integre en el cuerpo o que, por el contrario, se integre, pero esa integración se pierda.

Implante dental se mueve

Si tienes un implante dental y notas que se mueve, es importante que sepas si lo que se mueve es el propio implante o la corona. Si la corona es de tipo atornillada, el tornillo protésico puede aflojarse, y la corona se puede mover. Suele ser lo más habitual, así que no te asustes, llámanos y lo veremos en la Clínica.


Complicaciones con implantes dentales

Si la cirugía de implantes es sencilla, la mayor complicación que puede ocurrir es que se pierda la osteointegración por una periimplantitis.

Se me ve el tornillo del implante dental

No te asustes si se empieza a ver el tornillo del implante. Con frecuencia, dejamos un pilar de cicatrización que se puede ir descubriendo conforme va cicatrizando la encía, y es habitual que se pueda ver.

Flemón en el implante dental

La razón más habitual por la que se puede formar un flemón o absceso en el implante es la periimplantitis. Sin embargo, también puede ocurrir que se forme una pequeña infección local si el pilar o tornillo de cierre se afloja y se queda comida atrapada debajo.

Me duelen los implantes dentales

Al contrario que las raíces de nuestros dientes, las raíces de las coronas sobre implante son los propios implantes y no pueden dolernos. Lo que sí puede ser es que nos duela la zona que recubre nuestro implante dental.

Hay tres motivos fundamentales que pueden provocar la aparición de estas molestias:

  1. Acabamos de colocarnos un implante. Es perfectamente lógico que durante las primeras 48-72 horas notemos un cierto dolor en la zona de la intervención. Lo normal es recetarle al paciente algún analgésico para hacer estas primeras horas más llevaderas. En función de la complejidad de la instalación, deberían desaparecer pasados esos tres días.
  2. No estamos limpiando bien la zona del implante. La higiene dental es fundamental, pero en la zona que rodea a los implantes dentales es aún más importante. Es por ello que debemos acudir a nuestras limpiezas y revisiones de implantes regulares para que el profesional compruebe que todo va bien. Si aparecen las primeras molestias alrededor de un implante puede ser porque no lo estemos limpiando bien y es el primer aviso al que debemos estar muy atentos y acudir a nuestro dentista para que lo valore.
  3. Tenemos una infección en el implante dental. Desde luego es la situación menos deseada de las tres. Cuando tenemos una infección alrededor del implante, estamos permitiendo que organismos externos se coloquen entre el implante y el hueso, con lo que, si no hacemos nada, lo normal es que ese implante acabe fracasando.

Por lo tanto, si tenemos cualquier molestia en la zona que rodea a un implante, debemos llamar a nuestro dentista lo antes posible para que realice una valoración y establezca las medidas para tratar de mantener el implante en boca.


¿Qué ocurre si fracasa un implante dental?

Lo ideal es que, obviamente, salga bien. Pero si fracasa un implante, no te preocupes. Se retira, se limpia bien la zona y, si es necesario, se puede colocar PRGF o hueso para ayudar al cuerpo a que forme nuevo tejido y, pasado un tiempo, se puede volver a colocar de nuevo.

¿Duele quitar un implante dental?

No, no es doloroso. Dependiendo de las razones por las que tenga que retirarse un implante, puede incluso quitarse sin anestesia.


Te invitamos a venir a visitarnos y consultarnos tus posibles problemas con implantes dentales en nuestra Clínica Dental en Tenerife.